Libro “Breve historia de la oligarquía y tres conferencias sobre el feudalismo” de Juan Bosch

recuadro-pagina-oligarquia

Reseña del libro:

Los BÁRBAROS – GERMANOS y ESCLAVOS – vivían en una sociedad de tipo primitivo patriarcal. Las guerras constituían una manera de tomar lo ajeno, lo que no podían conseguir trabajando, y aprender a defenderse.
Para principio del siglo II los germanos vivían en el régimen de la economía natural; no conocían la moneda y por tanto no usaban el dinero; no ponían a trabajar para ellos a los esclavos que hacían en la guerra, sino que los ponían a trabajar y les cobraban tributos en productos, que los germanos intercambiaban entre si. Esa iba a ser la base económica de la sociedad feudal.

” El impuesto de Hombre-Tierra” creado por Diocleciano demandaba que los recaudadores localizaran a cada hombre en la tierra en que se hallara, y desde el momento que era localizado, ese hombre quedaba fijado a esa tierra, y ya no podía salir de ella. Esta disposición se tomo para asegurar el cobro del impuesto… Esa disposición del hombre con la tierra es anterior a la aparición del siervo de la Gleba, y sin ella hubiera sido difícil , sino imposible, establecer el régimen feudal”.
( Breve Historia de la Oligarquía y tres Conferencias sobre el Feudalismo. Juan Bosch,

VENTAJAS DE LA SOCIEDAD FEUDAL SOBRE LA ESCLAVISTA – El siervo tenia su predio, en el que trabajaba con sus instrumentos y su grado de labor. Si trabajaba con suma intensidad el campesino podía obtener el sustento de su familia y pagar la renta a su señor y a partir de la Baja Edad Media, es decir con el mejoramiento del a técnica de trabajo obtuvo excedente y hasta pudo enriquecerse. He ahí las ventajas que ofrece el régimen feudal en relación al régimen esclavista. El esclavo como se sabe era considerado como un instrumento mas de trabajo. El fruto de su trabajo pertenecía en su totalidad al amo.
Es por ello que odiaba el trabajo, por eso a menudo destruía los instrumentos de trabajo, lisiaba los animales, etc. El siervo en cambio sabia que del rendimiento de su trabajo dependía a alimentación de su familia y de el propio.

“…El esclavo romano no disponía de ningún bien; no eran suyos ni la tierra ni los animales de labor ni las herramientas. El siervo medieval no era dueño de la tierra en que vivía en el sentido de que no tenía su propiedad plena, no podía venderla o negociar a base de ella, y ademas era el dueño de los animales y los útiles de labranza, y disponía a su conveniencia de la parte de la producción que no consumía el señor… El secreto del progreso técnico de la época, que hizo aumentar la producción de toda
Europa y con ello abriolas puertas hacia los cambios que desembocarían en el establecimiento del sistema
capitalista, esta en el escualiado treinta y tres porciento del producto bruto que le quedaba al campesino. Para aumentar porcionalmente su tercera parte, el campesino europeo de la Edad Media invento nuevos métodos de producción o adapto algunos que le fueron transmitidos, nadie sabe como, desde regiones lejanas”.

I – LAS OLIGARQUÍAS GRIEGAS

(…)

La oligarquía apareció en Atenas corno había aparecido en Esparta, en el momento en que se llevaba a cabo la disolución del régimen de la propiedad común de la tierra en su etapa gentilicia. Fue entonces cuando los aristócratas guerreros descendientes de reyes y de nobles, que fueron los primeros en tener tierras propias, procedieron a esclavizar a otros miembros… para quedarse con la parte de la tierra que éstos ocupaban…

Es muy importante tener presente este detalle dado que la generalidad de los que han tratado el problema de las oligarquías griegas se han basado en Aristóteles (La Política, Libro IV, 4 y 5) para decir y recalcar que la oligarquía fue el gobierno de los pocos o los menos, sin tomar en cuenta que ésa era la apariencia, pero no la sustancia de los hechos. El propio Aristóteles dijo que “hay régimen popular cuando los hombres libres están en la dirección de los negocios (públicos), y oligarquía cuando están los ricos, pero es por puro accidente que los primeros son más numerosos que los otros, y efectivamente hay muchos hombres libres y pocos ricos” (Aristote, “La Politique”, Libraire Philosophique J. Vrin, París, 1962, Tomo I, pág. 269. Paréntesis y subrayado míos. J.B.). Aristóteles no dijo que la oligarquía era un gobierno, sino que hay (régimen de) “oligarquía cuando están (en la dirección de los negocios públicos) los ricos”, lo que supone que Aristóteles quiso decir y dijo que hay gobierno de la oligarquía cuando los ricos —u oligarcas— están en el poder; y añadió con mucha claridad que por puro accidente los ricos u oligarcas son menos que los demócratas, de manera que lo que define al gobierno de la oligarquía es la condición de oligarcas de sus miembros, no su mayor o menor número. Ese pensamiento fue dicho con mayor precisión pocos párrafos después, cuando Aristóteles explicó que “hay democracia cuando los hombres nacidos libres y pobres, estando en mayoría, se hallan a la cabeza de los negocios públicos, y oligarquía cuando las gentes ricas y de un nacimiento fuera de lo común, hallándose en pequeño número gobiernan”. (Ibid, pág. 270).

Debe quedar claro a los ojos de quien sea que para que hubiera régimen popular o democracia —las dos expresiones con que define Aristóteles el gobierno democrático— se requiere que haya demócratas y que éstos vayan al poder, y lo mismo ocurre en el caso de las oligarquías. Esto implicaba que los oligarcas formaban una clase, la clase de los poseedores de riquezas, si nos atenemos a la manera como los llamaba Aristóteles: “individuos ricos” (Ibid. pág. 268), “los ricos” (Ibid. pág. 269), “gentes ricas” (Ibid. pág. 270)…

No hay —ni podía haberla, dados los tiempos en que Aristóteles escribió— mayor claridad que en todo lo que dijo el hombre en quien se apoyan algunos, tomando la parte por el todo, para decir, primero, que la oligarquía era una determinada forma de gobierno, y segundo, que era el gobierno de los pocos o de los menos. La oligarquía, según Aristóteles y según la realidad histórica y social, era una clase, o por lo menos un conjunto de capas que formaban el sector que se hallaba en la cúspide de las sociedades griegas; que tomó el poder al quedar disuelta la propiedad gentilicia y en algunas partes, como sucedió en Esparta, retuvo el poder durante siglos, y en otras lo perdió, como ocurrió en Atenas bajo el arcontado de Solón, pero que allí donde lo perdió siguió existiendo como clase o conjunto de capas superiores, y lo que es más importante, siguió luchando por recuperar el poder…

 


Para descargar este libro. Haga clic aquí.