Libro: “El Estado: sus orígenes y desarrollo” de Juan Bosch

recuadro-pagina-estado

 

El Estado: sus orígenes y desarrollo
Autor:  Juan Bosch
I: LA PALABRA ESTADO Y SU DOBLE SIGNIFICACION

Cuando se escribe con e minúscula la palabra estado quiere decir muchas cosas, o sea, su significado es muy diverso; por ejemplo, se dice que el estado civil de una persona es el de soltera o casada o divorciada; cuando alguien está muy enfermo se alega que su estado es muy delicado, y si una mujer va a ser madre se dice que está en estado. En el orden político sucede lo mismo, como lo demuestra el uso que se le da a esa palabra en Estados Unidos, país cuyas provincias o departamentos tienen el nombre de estados con e minúscula; así, se dice “el estado de Minnesota”, “el estado de Texas”, y sin embargo todos juntos llevan el nombre de Estados Unidos, a lo que en inglés se agrega “de América”, y en ese caso la palabra Estados aparece escrita con E mayúscula.

¿Cuál es la causa de esta diferencia? ¿Por qué si los estados que forman ese país son partes de él, al mencionarlos la palabra estado no se escribe en la misma forma que cuando se usa para decir el nombre de todo el país que se llama Estados Unidos de América?

estado

Portada del libro “El Estado: sus orígenes y desarrollo” de Juan Bosch

En ese caso la diferencia de la palabra estado se explica porque todos los estados reunidos forman un Estado y sin embargo ninguno de ellos es Estado, así como en el caso de nuestro país el Estado se llama República Dominicana y sin embargo ninguna de sus provincias puede usar ese nombre y tienen otros; por ejemplo, Santiago, La Vega, Duarte, Puerto Plata, Barahona, San Cristóbal. Si se trata de España el caso es más complejo aún, porque España tiene muchas provincias pero también varias regiones, como Cataluña, Asturias, Galicia, Andalucía, pero el Estado es uno sólo: el español.

Los estados que forman el país llamado Estados Unidos se diferencian del que lleva ese nombre, primero que nada, en el hecho de que no tienen autoridad ni para hacerle la guerra a cualquier país ni para hacer la paz con otro país en caso de que Estados Unidos se halle en situación de guerra con otro Estado; no tienen autoridad para mantener una política internacional y por tanto no pueden nombrar embajadores ni cónsules ni representantes ante otros Estados o ante los organismos internacionales; no pueden acuñar moneda ni mantener fuerzas armadas de carácter federal, es decir, que puedan actuar militarmente en todos los estados que forman el Estado norteamericano. Ellos son partes integrantes de ese Estado y nada más; pueden tener a su servicio fuerzas militares pero para ser usadas dentro de los límites del estado, sin salir de esos límites, y esas fuerzas militares de los estados se llaman Guardias Nacionales.

(…)

Hay palabras que tienen significados parecidos, pero no iguales; tal es el caso de las palabras país, nación, patria y Estado. Nación se relaciona con el nacimiento, la raza, el origen… étnico (racial); en la lengua española nación es el conjunto de habitantes de un país que están bajo la autoridad de un gobierno propio, o los que tienen tradiciones e idiomas comunes; y también se llama nación el territorio de un país. En cuanto a país, es el territorio de una nación, pero a menudo se le llama país al territorio de una región o una provincia; así, en España se dice el país vasco o el país catalán, y en Francia, el país de Normandía o en Inglaterra el país de Gales. Hay naciones formadas por pueblos diferentes, que viven y hablan de manera diferente, como es el caso de la India, y en América Latina los hay, como el Perú, con una población indígena que habla el quechua y otra blanca o mestiza que habla el español…

Ni nación ni país quieren decir Estado. Tanto la nación como el país existen de manera natural, pero el Estado no; el Estado es una organización política creada por una clase social con el fin de someter a su dominio a una parte de la sociedad, y para poder someter a una parte de la sociedad los creadores del Estado lo fundan apoyándose en la fuerza y mantienen la fuerza a su servicio porque no le ceden a nadie el control del Estado. Una patria, en cambio, no es una organización clasista sino una realidad formada en la esfera del sentimiento a base de sumar las esencias más finas del territorio y del pueblo, así como de su historia, sus tradiciones, su lengua, su música, sus danzas, sus paisajes; en fin, es la suma de todo lo que forma y expresa la realidad territorial y humana, social e histórica, y no es ni la creación ni la propiedad de una clase que se beneficia de ella.

(…)